Madera III estaba entre los clubes que podían lograr el triunfo en la gran final del Trofeo EL COMERCIO, aunque no era el gran favorito. Sin embargo, los golfistas del campo municipal de El Tragamón supieron aprovechar la oportunidad y desplegando un gran juego, que les llevó a acumular 337 golpes, se hicieron con un merecido triunfo. Así, sumaron la que es su tercera victoria en este prestigioso torneo y se hicieron en propiedad con el Trofeo EL COMERCIO, la valiosa copa con la que este periódico dota a la competición. Desde hoy mismo el trofeo lucirá en un lugar de privilegio del campo gijonés.
Fue uno de esos días que parecían hechos a medida para un gran torneo. En él confluyeron en iguales dosis una idónea meteorología para la práctica del golf, la presencia de los mejores jugadores de la región y, sobre todo, muchas ganas por parte de los equipos de hacerse con la victoria en este prestigioso campeonato, considerado por todos como el auténtico campeonato regional por escuadras. No en vano contó con la participación de los equipos de La Fresneda, Las Caldas, La Barganiza, La Llorea, Castiello, Villaviciosa, Madera III-El Tragamón, Cierro Grande, Municipal de Llanes, Palacio de Rubianes, La Rasa de Berbes, La Morgal y el anfitrión, Los Balagares. Es decir, la nómina completa de las formaciones de los campos homologados de la región .
La historia de la final del XVI Trofeo EL COMERCIO, el campeonato organizado por este periódico, en colaboración con Coral Golf, Telecable, Industrial Química del Nalón, Deporte Gijón-Ayuntamiento de Gijón y MBA, comenzó a primera hora de la mañana, cuando empezaron a llegar los participantes al campo corverano. La clave era jugar al mejor nivel desde el primer golpe. Había llegado el momento de luchar por el título y no se podía hacer la menor concesión al resto de equipos.
Las primeras tarjetas
Las tarjetas comenzaron a llegar a la casa club pasadas las doce del mediodía para situar el primer listón del torneo. A partir de ahí los jugadores iban recalando en las oficinas del club para que se contabilizasen sus resultados. De forma puntual y como si se tratase de uno de los grandes torneos del circuito nacional, Los Balagares utilizaba las nuevas tecnologías y en una pantalla aparecían todos los resultados ‘on time’, lo que sin duda contribuyó a añadir emoción al torneo.
Mientras, los capitanes de los equipos desplegaban una gran actividad e intentaban secundar a sus jugadores en los recorridos, al tiempo que comenzaban a hacer los primeros cálculos con vistas a la clasificación final.
La competición fue una de las más reñidas de las ediciones precedentes y como se esperaba, Madera III tuvo que esperar hasta que finalizase su último jugador para certificar el triunfo. Alfonso Fernández, el exbalonmanista gijonés que hace cuatro años se pasó al golf, firmaba un resultado de 63 golpes netos, con los que además completó la hegemonía del club de El Tragamón al conseguir el triunfo individual del torneo.
Sólo dos impactos separó al vencedor de Las Caldas (339), que fue segundo y que defendió el título hasta el último golpe, en una cerrada competencia con Madera III. La Barganiza firmó su mejor actuación desde 2009 y completó el podio del torneo.
La internacional gijonesa Alejandra Pasarín logró el triunfo scratch y puso el broche al torneo al batir el récord del campo al firmar una tarjeta con 63 golpes, 7 bajo par.